"La ciencia se compone de errores, que a su vez, son los pasos hacia la verdad."


sábado, 16 de abril de 2011

La eugenesia. Articulo de opinion

En esta época en la que el desarrollo científico y tecnológico avanzan a un ritmo de vértigo, los dilemas morales que se nos plantean son cada vez mayores. Un hecho que no pasa desapercibido es la eugenesia, práctica que busca la mejora de las cualidades no deseables de la especie humana. Su origen se remonta a Platón, que ya en La República dijo: “los mejores cohabiten con las mejores tantas veces como sea posible y los peores con las peores al contrario.” Estamos hablando de la antigua Grecia; sin embargo, su desarrollo ha continuado tiempo después. Aunque la práctica quedó obsoleta con el cristianismo en la Edad Media, es notoria su posterior recuperación por parte de Galton. Y qué decir de la eugenesia nazi en la que Hitler basándose en la obra de Darwin, intentó potenciar la raza aria mediante la esterilización de deficientes mentales y muerte de millones de judíos.Vasectomías y muerte a criminales en Suecia, Chile o incluso Estados Unidos(Indiana)... son sólo una diminuta parte de la infinidad de ejemplos de eugenesia negativa a lo largo de la historia. Por supuesto, esto es un hecho tremendo. Semejante acto de racismo, segregación y discriminación hacia los que presentan una deficiencia ya sea física o mental nunca debió ser permitido. Hoy en día, con el Proyecto Genoma Humano (PGH) y evolución en la manipulación genética, se está dando un nuevo tipo de eugenesia llamada positiva. Ahora bien, ¿tenemos el derecho de cambiar nuestra naturaleza y decidir cómo serán nuestros descendientes? ¿Estamos preparados para superar nuestros propios límites?
Las consecuencias de lo que la eugenesia supone hoy día, pueden ser igual de atroces. ¿Positiva? Sólo un eufemismo para designar la misma práctica mediante distintos métodos: la terapia génica o la ingeniería genética. La base de la eugenesia actual es la mejora de la especie mediante la identificación de buenos genes,  favoreciendo la reproducción de aquellas personas poseedoras de estos. Antes de alegrarse, cabría analizar el trasfondo y verdadero significado de esta práctica. El desarrollo de técnicas de análisis genético sólo supone las identificación de aquellos embriones no aptos. Éstos no serán modificados genéticamente para quitar la enfermedad, sino que se eliminarán hasta dar con uno que no suponga un problema. 
Yendo más allá, el comienzo consistió en eliminar embriones portadores de minusvalías o enfermedades congénitas, posteriormente, se pasó al “bebé medicamento” que serviría de donante para sus hermanos, y lo último que prima es excluir embriones no por enfermedades congénitas, sino por probabilidad de desarrollar una enfermedad en la edad adulta. Prosiguiendo en esta línea, en cuanto al cáncer, ¿por qué no seleccionar también a los embriones que tengan una probabilidad del 20% o el 50% de padecer la enfermedad?¿Y si ya no es un cáncer sino diabetes? Quizás Aldeos Huxley no estuviese muy equivocado en su Mundo Feliz. Más que un avance, supone un retroceso puesto que, qué sentido tiene molestarse en buscar una cura cuando se pueden eliminar a los más susceptibles de padecer una enfermedad.Tal y como dijo el Dr. Tinant: “El hombre tiene hoy el poder de controlar la herencia genética y este progreso de la biología molecular, unida a los avances de la biotecnología alternativa, no debe sobrepasar los límites que impone la naturaleza humana y su propia dignidad, pudiendo aceptarse la ingeniería genética fundamentalmente con fines terapéuticos para el tratamiento de enfermedades transmitidas genéticamente.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario